El Rincón de Ademuz

El Rincón de Ademuz, es una comarca que constituye un exclave, de la Comunidad Valenciana, separado de está por el municipio conquense de Santa Cruz de Moya al sur y al norte por el municipio turolense de Arcos de las Salinas. Constituye una comarca montañosa, regada por el río Turia (conocido en la comarca como río Blanco y Guadalaviar).

  La principal peculiaridad geográfica del Rincón de Ademuz es encontrarse enclavado entre las comunidades de Castilla-La mancha y Aragón, a modo de "isla" bajo la tutela valenciana. A pesar de esta peculiaridad, nunca ha dejado de pertenecer a la Comunidad Valenciana desde el momento de la Reconquista, con la excepción de un breve período de veinte meses en el siglo XIX.

  Los restos más antiguos encontrados en el término municipal de la Puebla de San Miguel, pertenecen a la Edad de Bronce, correspondientes al yacimiento situado en el paraje de los Pucheros. A época ibérica, pertenecen los yacimientos de la y El Castellar. En la comarca, se han detectado restos romanos en algunos elementos arquitectónicos del castillo de Castielfabib. La dominación islámica, efectiva a partir del año 714 y que consiguió mantenerse durante cinco siglos, situó la comarca bajo la influencia del taifa de Alpuente, tras la disolución del Califato y finalmente bajo el dominio almohade.

  La reconquista cristiana fue iniciada en el año 1201, bajo el reinado del rey Pedro II, padre de Jaime I el Conquistador, con la conquista efímera de las plazas de Castielfabib y Ademuz, que poco después volvieron a manos musulmanas. Jaime I fue quien consolidó el dominio cristiano sobre todas las tierras del Rincón de Ademuz.

  Durante siglos, Puebla de San Miguel estuvo bajo la jurisdicción de Ademuz. El origen de la localidad hay que buscarlos en los asentamientos temporales que algunos habitantes de Ademuz tenían en la zona montañosa del dominio, para su aprovechamiento agrícola , forestal y ganadero. Con el paso del tiempo, estos asentamientos se consolidaron dando lugar a un núcleo habitado permanentemente. La existencia de Puebla de San Miguel como población queda constatada documentalmente por los pazos de diezmos al Azobispado de Segorbe, registrados en el año 1300. Habrá que esperar hasta el siglo XVIII, concretamente al año 1765, para que la localidad se segregue de Ademuz. En esas fechas, el rey Carlos III le dio el título de Villa real de la Puebla de Sam Miguel. El documento que acredita este nombramiento se conserva en el Archivo Histórico Municipal de la Villa. En la nueva división provincial de España llevada a cabo por el gobierno liberal en 1812, el Rincón de Ademuz fue asignado a la provincia de Teruel. El cambio administrativo no se llevó a efecto hasta 1822, durante el Trienio Liberal, aunque poco después, en 1823, con el retorno del antiguo régimen, estos cambios administrativos fueron abolidos. En las modificacones provinciales posteriores siempre fue respetada su pertenencia a Valencia.

Puebla de San Miguel
Puebla de San Miguel

Otros Hitos Históricos remarcables acaecidos en la región son el terremoto de 1656, que causó numerosos heridos y destrucción de viviendas, y la Guerra Civil, que por la proximidad  con el frente de Teruel, afectó de una manera especial a la comarca. Hay que destacar el hecho de que, a partir de los años 50 del siglo XX se produjera una incesante corriente migratoria hacia las ciudades y nuevos centro industriales. Este movimiento poblacional generó un importante proceso de despoblación en la zona, proceso que no se estabilizó hasta la década de los 80. En esta despoblación se encuentra uno de los motivos de la pervivencia del entorno natural.

El río Turia abre, en la comarca, un gran valle que forma parte de la gran fosa de Teruel. Este valle está flanqueado por la sierra de Javalambre (al este), entre los que se encuentra el Cerro Calderón (1.839 m), que es el punto más alto de la Comunidad Valenciana. Por el oeste está cerrado por las últimas estribaciones meridionales de los Montes Universales, con picos como la Cruz de los Tres Reinos (1.552m). El Turia cuenta con dos afluentes en la comarca: el río Ebrón y el río Bohílgues, el primero en el término de Castielfabib y el segundo en el término de Ademuz.



ADEMUZ

CASAS ALTAS

CASAS BAJAS

CASTIELFABIB



PUEBLA  SAN MIGUEL

TORREBAJA

VALLANCA

RINCÓN DE ADEMUZ



El parque natural de Puebla San Miguel se encuentra asentado en la zona orografía más abrupta del Rincón de Ademuz, sobre una de las estribaciones occidentales de la Sierra de Javalambre, perteneciente al Sistema Ibérico.

Sus 6.376 ha de superficie se extienden por el término municipal de Puebla de San Miguel, que limita con los términos municipales de Ademuz al sur y oeste, y con los municipios turolenses de Camarena de la Sierra y Riodeva al norte y Arcos de las Salinas al este.

  En el territorio del parque, justo en el límite con la provincia de Teruel, se encuentra el Cerro Calderón, también conocido como Ato de Barracas. Con 1.839 m, es la máxima altitud de la Comunidad Valenciana. La altitud media en la que se encuentra el parque constituye uno de los rasgos diferenciales, no en vano más de un tercio de su superficie se encuentra por encima de los 1.400 m.

Otro aspecto característico, que ha favorecido la conservación de los hábitats de la zona, es la baja presión humana a la que se ha visto sometido el territorio, así como la ausencia de incendios forestales graves, que tanto daño ha causado en otras partes de la región y que ha permitido que más del 60 % de la superficie del parque esté cubierta por bosques. Existen cuatro paisajes diferenciados en función de la altitud. De esta manera, de los 1.100 a los 1.500 m, el bosque dominante es el carrascal. A mayor altura se encuentra el sabinar albar, con sus magníficos ejemplares monumentales, y a partir de los 1.600 m diversos tipos de pinares. Por encima de los 1.800 m, se dan unas espectaculares formaciones de sabinas rastreras. Situada a 1.103 m de altitud sobre el nivel del mar, Puebla de San Miguel es la localidad más elevada de la Comunidad Valenciana.

Puebla de San Miguel

Su aislamiento secular ha conllevado la conservación de un urbanismo y una arquitectura de alto valor cultural y etnográfico. Es un pueblo típico de alta montaña, construido con materiales tradicionales como la piedra, la madera y la forja. Muestras de este valor etnográfico se pueden ver en los diferentes lugares de interés de la localidad: el Museo etnológico de El Cubo, la casa de cirujano-barbero, la iglesia parroquial de San Miguel, de los soglos XVII y XVIII, la Casa Abadía (antigua casa del cura), el lavadero, el Archivo Histórico ubicado en el edificio del antiguo ayuntamiento....

La elevada altitud media y la lejanía del mar hacen que la comarca presente un clima continental, especialmente duro en invierno, con muchas medias entre los 0º y los 4º C en el mes más frío. En cambio, en verano las temperaturas pueden alcanzar hasta los 40º C. Se dan otras de las características de los climas continentales, como las acentuadas oscilaciones térmicas entre el día y la noche y la brevedad de las estaciones de primavera y otoño. Las lluvias suelen concentrarese en los meses de octubre y abril con precipitaciones breves pero intensas, mientras que los demás meses se presentan precipitaciones escasas.

Paraje de las Blancas

Dentro del alto interés ecológico que muestra todo el territorio de La Puebla de San Miguel, destacan de manera muy especial el conjunto de sabinas albares monumentales (Juniperus thurifera), situadas en el paraje denominado Las Blancas, que se halla protegido bajo la figura de Microrreserva de flora.

  Posiblemente se trata del conjunto de estas características más grande de España. Según algunos botánicos, la antigüedad de estos árboles pueden oscilar entre los 1.500 y los 2.000 años, aunque otras dotaciones les asignan 800.

Otra especie de árbol de características singulares que podemos encontrar en la zona es el tejo (Taxus baccata), que dispone de un ejemplar monumental de considerables dimensiones en el paraje de La Peguera.



De pino silvestre, también conocido como pino albar (pinus silvestris), ejemplar muy escaso en la Comunidad Valenciana, se conservan más de 50 ha, a partir de los 1.400 m de altura, destacando el Pino Vicente o de las Tres Garras con 250 años de vida y casi 15 m de altura situado cerca del Pico Gavilán.


Otra singularidad botánica se da en la zona del Cerro Calderón, donde únicamente pueden sobrevivir especies vegetales pegadas al suelo. Es el lugar para la sabina rastrera (Juniperus sabina), que da origen a un característico paisaje denominado "piel de leopardo".


Rutas Senderistas