Empezamos la ruta a L'era dels Clots (Camino de la Ermita).

Pasando por al lado delcementerio cogemos el primer camino a mano derecha en dirección al Tunel dels Sumidors.

                                     Atravesamos el Barranc de la Salaella

                                       Túnel del Sumidor

A lo largo del karst existente se encuentran numerosas cavidades, pero quizá la más importante corresponde   al Túnel del Sumidor, tanto por su originalidad como por su belleza.

Esta cavidad con un desnivel provisional de 205 m. reconocidos y una longitud de unos 1300 m., la convierte en la cavidad en yesos más profunda del mundo.

La entrada a la cavidad se sitúa en la base del Penyó, entre "els Brollaors" y la Saraella. La entrada divide al túnel en dos partes, aguas arriba, de unos 500 m. de longitud y aguas abajo, con unos 800 m. aproximadamente.

El tramo superior se caracteriza por presentar varios niveles y la existencia de varias salas como la sala Cavanilles o la sala Bancobao y numerosas formaciones kársticas más juveniles. El tramo inferior, se caracteriza por un recorrido mucho más brusco y peligroso.

con la presencia de sifones, pequeñas salas y varias cascadas, alguna de ellas de más de 20 m. de caída. Finaliza con el Sifón Terminal, que se ha explorado 40 m. sin haberlo rebasado.

Esta cavidad  presenta un riesgo notable, dado que los materiales yesíferos son bastante inestables y pueden ocurrir desplomes.

Existe una corriente de agua permanente y por tanto se debe ir con un equipo adecuado y conociendo el recorrido.

La vegetación en la cueva es prácticamente inexistente, sólo destacaríamos la presencia en la entrada de la cueva de unos musgos bastante interesantes y una vegetación rupícola muy peculiar ya que aparecen algunos endemismos exclusivos de la cueva.

En cuanto a la fauna, es bastante escasa debido a las condiciones del Túnel, destaca la presencia de una colonia de murciélagos trogloditas de gran interés y algunas especies de invertebrados poco frecuentes en otros habitats.

Virtudes siente el agua arrastrarse bajo sus pies, al mismo tiempo que se pronuncia una cascada en la boca del Tunel.

 

 

La boca del Túnel del Sumidor, en su estado actual, parece ser la consecuencia de un doble proceso. Uno, interior y primario, de erosión hacia el exterior u otro, secundario y esterior, producido por las aguas epígeas que, con carácter circustancial, puedan discurrir por el mismo y que debieron aprovechar la existencia de alguna grieta o falta transversal para erosionar la profundidad. Tiene unos 5 m. de longitud, dando acceso a un pozo de fácil descenso de unos 7 m, a cuyo término se comprueba discurre un riachuelo cuyo gasto es de unos 300 l./min, en las épocas de lluvia, calculándose será algo más reducido en las épocas de estiaje.

 

En el mismo lugar del descenso se observa la presencia de dos galerias, que en realidad constituyen una sola dividida en dos por el pozo de entrada, y que reciben las denominaciones de Río Arriba y Río Abajo. La primera, tal y como su nombre indica, remonta la corriente y lo verifica con dirección de las aguas, discurriendo hacía el Nordeste.

 

Remontando el curso del riachuelo, éste se muestra muy accidentado, formando pequeños estanques, gours de umbral clásico, marmitas de bordes, recubiertos por manto calcáreo, grandes bloques clásticos, etc.

La anchura de la galeria es ligeramente variable y oscila entre los 2'5 m y los 4 m., sin cambios bruscos en la misma. La altura es mucho más irregular, variando entre 1'5 y 12 m., mostrando rápidas alteraciones y produciendo en la caverna un sentido de crecimiento vertical, prepoderante sobre el horizontal.

Para estudiar la caverna detalladamente, habrá que dividir el Río Arriba en seis trechos o secciones, según los cambios constitutivos o direccionales que a lo largo del mismo suceden, debiendo añadir finalmente, para el conocimiento completo de aquélla, las características de os pisos superiores originados sobre la galería principal y de Río Abajo, con los sifones y cascadas que allí se han formado.

Estos ambientes aquí descritos, y teniendo en cuenta sus características, geomorfológicas, ecológicas y biológicas, son muy frágiles y susceptibles de sufrir daños y no se debe alterar el equilibrio existente. Por tanto, se deben conocer, respetar, cuidar y proteger, para poder conservarlos como Patrimonio Natural de Vallada.


Escribir comentario

Comentarios: 0