Rebasando la Cueva Negra. Seguiremos nuestra ruta bordeando la montaña entre su falda y el cauce del río Albaida.

Más adelante pasaremos por al lado de una pequeña central hidroelectrica, conocida como la casa de la Luz.

Llegaremos al Molí de Guarner, donde despues de cruzarlo, llegamos al puente sobre el río Albaída, retomaremos el camino de vuelta por el mismo sitio en dirección a la Cueva Negra.

Aunque la senda empieza una vez pasado la Central electrica, nosotros retrocedemos unos metros antes de la Cueva desde donde sale una senda, que nos hara acortar la ruta, en dirección a la Quintana.

Saldremos a la carretera N-340, alli se encuenra a la derecha el restaurante de pedro donde nos disponemos a parar y almorzar.

Nos disponemos hacer una parada para almorzar en el restaurante de Pedro, economico y buen servicio (recomendable).

Después de almorzar nos adentramos en la senda que nos conducina a la fuente de Quintana, ya empieza a notarse la color del sol, menos mal que durante el recorrido se puede encontrar arboledas con sombra, esto lo hace mas llevadero.

    Juanvi guiando al grupo, atraves de las sendas en dirección a la font de Quintana.

Al frente y guiando el grupo la Mari, senderista incansable, haciendo notar sus dotes de montañera, con el calor que nos caiga desde arriba.

La Fuente de Quintana

Llegamos a este magico rincón dode podemos tomarnos un trago de agua y un merecido descanso. Una de la fuentes mas bonitas en su entorno por la decoración de sus azulejos, su agua y la ubicación de su entorno, lo lamentable es lo poco que se aprecia la belleza de la naturaleza, lo digo por el mal estado que se encuentra de conservación, ya que es un paso transitado para los amantes de la naturaleza, no se a quien corresponde mantenerla, pero merece la pena conservar estos parajes, los primeros debemos ser nosotros los senderistas.

Una vez saciada la sed y repostado de agua, nos disponemos a continuar la ruta por el Camí de Quintana.

Siguiendo la senda u al abrigo de los pinos llegaremos a un campo de caquis, por el cual continuaremos por mano derecha, aunque nos salga a la izquierda otra senda.

Trás rebasar el campo de caquis desembocamos a un camino agricola. Al lado se levanta la Masía de Quintana,

El camino vira a la izquierda y luego toma otro a la diestra que asciende un poco entre huertos de naranjos.

Cruzaremos después una urbanización, de la cual saldremos junto al muro de la última casa por una senda que se interna entre la vegetación arbustiva y casi a los pies de la Sierra de Vernissa.


Escribir comentario

Comentarios: 0