Rio Grande-Cova Carbó-Abrigo de Voro-Pinturas Rupestres-Charcos de Quesa-Ferrata de los Fresnos

Quesa 2-7-2014

Miercoles 2 de Julio del 2014. RIO GRANDE-ABRIGO DE VORO-FERRATA-LOS CHARCOS DE QUESA. Salida a las 6:30 horas desde la puerta central del parque de la Alquenencia situado en la avenida del Parc de alzira, desde donde saldremos dirección a la población de Quesa y desde alli a los Charcos donde empezaremos la ruta. El recorrido es linial de 14 kilometros, de nivel bajo, con un tiempo total en movimiento de 4 horas y media, la mayor parte del recorrido iremos por el lecho del Rio Grande y habra tramos que tenedremos que cruzarlo sin dificultad, por eso aconsejo llevar zapatillas de recambio, al final podremos disfrutar de un baño en las charcas. Se recomienda calzado y ropa de montaña, asi como zapatillas de repuesto, el almuerzo y bebida.

 Distancia entre Alzira-Quesa-Inicio de ruta solo ida es de 45 Km

Tiempo empleado entre Alzira-Inicio de ruta solo ida 1h,10 min

Gasto de combustible empleado ida y vuelta es de 10 €

ORGANIZA:BALADRE EXPLORER

Iniciamos la ruta junto al Charco de la Horteta, por el PR.CV203 Inicio Ruta El Río de la Cuevas, por la senda bien definida y con una vegetación bien tupida que nos acompañara la mayor parte del recorrido, pronto llegaremos a la Cueva del Carbó un gran abrigo que servía de refugio a los pastores y al ganado y que da su nombre, al hollín acumulado en sus paredes, debido al fuego que encendían para calentarse y hacer la comida, durante las estancias en su interior. Continuamos por la senda tupida de zarzaparrillas que nos cruzar por arriba en forma de arco, junto con las madres selvas, al ser unas audaces trepadoras, seguimos hasta el Mirador de Estarlich, antes de bajar al Charco Negro.

Gisela-Amparo-Paco-Toni-Jorge

Baladre-Adelfa-Trinitaría

Mirtilo-Murta-Arrayán



Charco Negro-Río Grande


Cueva de las Golondrinas

Jorge - Gisela - Paco - Amparo

Continuamos hacia el Sur. Entramos en el Barranco del Lobo. Deberemos sortear algún que otro tramo ayudándonos de las manos, al fin y al cabo es un barranco y esas zonas los hacen mas interesantes y divertidos. En este tramos se pueden ver la variedad de colores de los diferentes estratos en la roca perfectamente definidos.


Continuamos nuestra ventura por el barranco del Río Grande, siguiendo la ruta a través de nuestro GPS, aunque está bien señalizado con los postes de indicación y las señales en el suelo del PR. Después de caminar al rededor de una hora, a nuestra derecha nos aparece un poste el cual nos indica que tras una fuerte pendiente encontraremos el Abrigo de Voro, donde podremos encontrar pinturas rupestres debidamente protegidas por una valla de hierro, que impide el acceso.

Salvador Gómez Bellot descubrió en el año 1972 el abrigo de Voro en las cercanías de la localidad valenciana de Quesa. La oquedad cuenta con más de 50 figuras, destacando la famosa escena de los arqueros que marchan en formación, una representación típica del llamado estilo caligráfico caracterizado por la ejecución de diminutas figuras humanas mediante un toque de pincel.La pintura conocida como el desfile de arqueros, es la más conocida del grupo, la cual, según los expertos data del 6500-5000 a. C. El Abrigo de Voro está declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

Desde el Abrigo de Voro, retrocedemos por la senda por donde habíamos subido, hasta llegar al barranco del río Grande, el cual seguiremos por el interior de su cauce sorteando las charcas que aunque con poca agua, se podían contemplar manadas de peces en sus aguas cristalinas, las cuales aprovechamos para refrescarnos un poco, llegamos a la fuente de la Víbora, un pequeño manantial que fluye a través de musgos y culantrillos incrustados e la roca, continuamos hasta llegar a la cueva de Estarlich, que se trata de un abrigo de grandes dimensiones en la margen izquierda del cauce, muy próximo al paraje de los Charcos. Desde allí nos trasladaremos al Azud de Corbera.


Llegamos al Charco del Chorro, el más espectacular de todos, y caracterizado por un salto de agua de varios metros sobre una inesperada playa... Si deseamos refrescarnos en el estrecho pero incesante chorro, sin tener que entrar en la balsa, podemos situarnos entre él y la pared de la cascada para alrgar los brazos y abrazarlo.

En la playa del Charco del Chorro, nos aventuramos Gisela y yo, para darnos un baño y sentir las frescas y cristalinas aguas, llegamos nadando hasta el mismo Chorro, el cual cae sobre nosotros, refrescandonos  con un pequeño masaje.

Desde el Charco del Chorro seguimos barranco hacía abajo y encontramos el Charco de la Perona y a continuación el Charco de las Fuentes.


Fuente de los Charcos

Al llegar al final de los Charcos , llegaremos un área donde nos sale la carretera la cual seguiremos, hasta llegar donde tenemos aparcados los vehículos, en los cuales dejaremos las mochilas y visitaremos más adelante la Charca de la Horteta, la más grande y profunda, la cual accedemos mediante una pequeña ferrata, que nos deja en la misma poza, enfrente se puede contemplar la ferrata de los Fresnos.



La Charca de la Horteta

Bar La Parra de Quesa


Mapas y Tracks


Descarga
rio-grande-abrigo-de-voro-pinturas-rupes
Localizaciones Google Earth 10.2 KB
Descarga
rio-grande-abrigo-de-voro-pinturas-rupes
Archivo GPS eXchange 172.9 KB