LA BATALLA DE ALMANSA

Almansa 27-4-2014

La Batalla de Almansa se produjo durante el conflicto internacional de la Guerra de Sucesión Española el 25 de abril de 1707 en Almansa ( actual provincia de Albacete, en los límetes entre Valencia, Alicante y Murcia).




En enfrentamiento, las tropas de Felipe de Anjou (nieto de Luis XIV de Francia), que había sido coronado como Felipe V, mandadas por el duque de Berwick, derrotaron a las del arquiduque Carlos de Austria, comandadas por Henri de Massue y el Marqués das Minas.



La batalla no fue decisiva para el fin del conflicto internacional, pero sí abrió las puertas hacia el reino de Valencia.

Como consecuencia de está batalla, el Reino de Valencia fue ocupado por las tropas borbónicas (con mucha resistencia austracista) aunque los fueros quedaron abolidos, junto con los de Aragón, tras la publicación de los Decretos de Nueva Planta.

La batalla se inició a las 15.00 horas del 25 de abril. Ambos ejércitos se desplegaron cara a cara a lo largo de 6,5 Km. Los aliados, partidarios del Archiduque Carlos, aliniaron 42 batallones de infantería, y 60 escuadrones de caballería, de 100 jinetes cada uno, mientras que los borbónicos dispusieron 50 batallones de infantería y 81 escuadrones de caballería, formando ambos ejércitos con dos líneas de profundidad.

Paradójicamente la única representación valenciana era el regimiento Valencia - luego rebautizado Jaén- de 300 hombres al mando del coronel riera en el bando borbónico.

La batalla dio comienzo con el fuego de artillería. Las tropas aliadas, cansadas, en inferioridad numérica y mal dirigidas, rompieron la formación entre el centro y el flanco izquierdo, mientras que las tropas de la zona central acabaron por rendirse a las 17.00 horas.

La batalla de Almansa no fue decisiva para la guerra, pero abrió el camino para la ocupación del Reino de Valencia, aunque no significó la rendición de los austracistas del reino.


El ejército borbónico hubo de ir conquistando las poblaciones que se les resistían, como antes el austracistas se había visto obligado a hacer con las fieles de Felipe V. Xátiva fue la primera ciudad asediada.

El 6 de junio de 1707 se rendía la ciudad, tras lo cual, el día 19, fue incendiada por orden de Felipe V. Posteriormente se le cambió el nombre por el de San Felipe y se procedió a su repoblación por personas fieles a la causa borbónica (en la actualidad se conserva un cuadro de Felipe V en el Museo Municipal de Xátiva colgado boca abajo desde 1940 en señal de condena por el incendio de la ciudad).

Xátiva no olvida. Los vecinos de la ciudad decidieron vengarse de la imagen del monarca que mandó quemar sus casas hace 300 años. Así el cuadro de FelipeV cuelga boca abajo en una de las paredes del Museu de l'Almodí de la capital de la Costera.

  Para recordar la destrucción que las tropas borbónicas causaron en la ciudad, el rey ordenó quemarla por haber intentado resistir la invasión y rebautizada como San Felipe. Tras este trágico episodio, los vecinos de Xativa pasaron a formar parte de la larga lista de ciudades represaliadas por venganza de un monarca déspota para los valencianos. De aquellas cenizas resurgieron los hijos de aquellos que sobrevivieron a las llamas, ahora por siempre conocidos como socarrats.

 La importancia de la ciudad de Xátiva en los fueros valencianos se inicia con la conquista cristiana a manos del rey aragonés Jaume I, quien potenció el Castell hasta convertirlo en prisión del Estado, que la ciudad pasase a ser considerada la segunda ciudad del Reino de Valencia en 1346. Hasta que la venganza de Felipe V por secundar la causa del archiduque Carlos en la Guerra de Sucesión, destruyó la ciudad quemandola en 1707 y cambiandole el nombre.

La ocupación del Reino de Valencia continuó a pesar de la oposición austracista. El Archiduque Carlos llegó a liberar al lídel austracista Juan Bautista Basset (que había sido encarcelado por sus políticas favorables al campesinado y opuestas a los privilegios nobiliarios), a fin de ooganizar las pocas fuerzas fieles a los austriacistas, sin conseguir frenar el avance borbónico. Tras la conquista del Reino de Valencia, tan solo Cataluña y las Islas  Baleares continuaron apoyando la causa austracista.


ZONA DE ACAMPADA

VIDEO DE LA BATALLA DE ALMANSA