Carcelén está situado al noreste de la provincia de Albacete, en el límite con la provincia de Valencia. Está rodeado por los términos municipales de Alpera, Alatoz, Alcalá del Júcar, Casas de Vés y Villa de Vés, ocupando una extensión de 75,46 km2. Dista a 51 km de la capital.

  En 2008 cuenta con 639 habitantes, según datos del INE

 En la villa de Carcelén se encuentra la iglesia parroquial de San  Andrés Apóstol, reformada a finales del siglo XVIII, es una construcción de planta rectangular de poca altura. En templo aloja algunas imágenes de los siglos XVII y XVIII, unas son murcianas de carácter salzillesco y otra es una talla sevillana del Niño Jesús.

La ermita del Cristo de las Eras es una construcción barroca de los siglos XVII y XVIII, con planta de cruz latina, cúpula en el crucero y larga nave principal.

Entre las imágenes del templo destaca un magnífico Crucificado del siglo XVI, un San Joaquín de Roque López y una Santa Rosa de Salzillo.

Castillo-fortaleza de la villa de Carcelén puede que fuese construido en el siglo XV, éste ha sufrido numerosas reformas hasta llegar al estado actual. Está formado por un gran torreón de planta cuadrada y torreones de esquina; anejo a él se encuentra una construcción rectangular de dos plantas. Actualmente aloja una Biblioteca


                                            *  *  *  *  *  *  *  *  *

Carcelén tiene más de 600 años como villa independiente, ya que obtuvo esta condición en 1398. Fue en 1998 cuando cumplió estos 600 años y fue también entonces cuando se cumplieron los 600 años en que el municipio se separó de Jorquera para constituirse como villa independiente con jurisdicción propia. 

Una aproximación al marco histórico de este hecho nos sitúa en el tiempo en el que Don Juan Manuel, dueño del señorial de Villena, le entregó Carcelén a su hijo natural, Sancho Manuel, para proporcionarle los recursos económicos necesarios para vivir y, a la vez, para que atendiera a la repoblación de sus desiertas latitudes. 

A causa de enfrentamientos sucesorios en la corona castellana, los miembros de la familia de Manuel cayeron en desgracia y tuvieron que huir de Castilla dejando sin protección sus tierras. Fue este el momento en que Jorquera, en un golpe de fuerza, se apoderó de Carcelén, pues siempre había sido su aldea y, por tanto, creía justificado recuperarla. 

Después de muchos años de intentos y pleitos, el 9 de abril de 1938, la última sucesora de Sancho Manuel, su hija Doña Constanza, consiguió un mandato real para que la villa le fuera devuelta. Así las cosas, el concejo de Jorquera no tuvo más remedio que obedecer las órdenes de su Señor, Don Alfonso de Aragón, que por entonces era el propietario del Marquesado de Villena y procedió a devolver a Carcelén sus derechos territoriales y jurisdiccionales. 

El pergamino, firmado por los miembros del concejo de Jorquera, en el que se reconocía la independencia de Carcelén, estuvo mucho tiempo custodiado en el archivo municipal, pues era preciso no olvidar el compromiso adquirido entre ambas villas en caso de nuevas desavenencias. El documento se perdió en el saqueo a que fue sometido en tiempos de la Guerra de Sucesión. No obstante, se ha podido recuperar una copia literal hecha en el siglo XVIII.